Obra y estilo de Cavafis

Estos son extractos de un artículo de la Universidad de Valladolid que expresan de manera bastante clara el estilo y la temática de los poemas de este autor. Puede servir como complemento al trabajo peronal que ya realizaron.

Cavafis publicó poemas desde 1891, pero sólo incluyó en el corpus de poemas canónicos a 154 de ellos,Murallas, de 1896 y el último En las proximidades de Antioquía, de 1933.
En los años entre 1896 y 1904 se da el período más crítico de su formación, ya que ahí es cuando abandona su papel de sucesor del Romanticismo. “Murallas”, con su sobriedad, expresa el aislamiento del hombre de este siglo, la forma en que el resto de la sociedad se va cerrando y muchas personas se cierran en sí mismas ya que no encuentran la forma de “pertenecer”.
Otros poemas de este tiempo van mostrando más rasgos de su estilo: la melancolía post romántica en “Velas” y el elemento histórico y mitológico de “Caballos de Aquiles” y otros. También aparecen la dignidad humana, el cumplimiento del deber y la mezcla de historia y dramatismo, temas estos que van configurando lo que los críticos conocen como “La ciudad de Cavafis”.
Al alcanzar la madurez, mantiene este nuevo estilo, componiendo la mayor parte de sus poemas después de 1911 con cierta decadencia en número al final.

Es posible clasificar su obra en tres áreas, atendiendo a su expresión poética: filosóficos, históricos y eróticos. Esto no impide que semánticamente los poemas de cada clase puedan tener esos temas u otros entremezclados bajo una forma determinada.
Respecto a sus poemas eróticos, muchos críticos han exagerado su hedonismo homosexual, sus poemas más eróticos son posteriores a 1915, y aun con su franqueza, conservan la nobleza y dignidad de los otros, se entremezcla lo artístico y lo erótico.
Los poemas históricos son los más característicos, hasta 1910 hay ejemplos como: Esperando a los bárbaros, El rey Demetrio, Los pasos y Es él. En 1911-12: Dios abandona a Antonio, Filoheleno y Reyes alejandrinos. Los poemas históricos tienen contenidos también hedonistas y didácticos, pero encerrados tras la máscara de la historia. Este sincretismo ha sido objeto de discusión, lo más probable es que Cavafis intente con él dar forma a ideas difícilmente expresables de manera directa.
Los personajes históricos de Cavafis tienen su propia personalidad, se llevan la importancia que no tiene en su poesía, como en la de otros, la naturaleza. Los períodos de la historia abarcados en las ambientaciones de los poemas son variados: Helenismo, mundo greco-romano, lucha contra los cristianos o el Período bizantino. El lugar más importante de sus poemas es Alejandría, que se convierte en un símbolo.
Los poemas didácticos o filosóficos giran en torno a ciertas temáticas recurrentes: El destino irrevocable (Murallas), El sentido del deber y la dignidad humana (Termópilas) y la vanidad de la grandeza humana (Dios abandona a Antonio).

El estilo de Cavafis es en general pulcro y sobrio, carece casi de imágenes. Intenta expresar hasta lo más profundo de manera clara, pretende fijar una realidad, en ese sentido se le puede considerar un poeta ‘clásico’ dentro de la literatura griega moderna. Por otro lado hay composiciones en que resalta un barroquismo que hace contraste: como en Reyes Alejandrinos.
Sus versos se preocupan más de su parte prosaica que de su forma, conforme a su realismo. La métrica es yámbica deliberadamente descuidada: número desigual de sílabas, rimas sólo irónicas o versos cortados. Todo esto no impide que trabaje hasta el último detalle estético del poema.

Respecto a la temática, se sitúa en el centro lo que se puede denominar ‘El drama de Caváfis’, basado en su propia experiencia personal: la imposibilidad de romper el aislamiento (Murallas), la imposibilidad de la huida (La Ciudad), la consciencia de que los monstruos siempre le acompañan en su interior (Itaca).

Esto le lleva a otra de sus temáticas básicas: el intento de llenar el vacío interior, siempre individualista, nunca colectivo. El fracaso personal del autor dota a los personajes de indiferencia y decepción. Este vacío se ve en poemas como En una ciudad de Asia menor, en el que los ciudadanos crean una proclama a favor de Antonio, al haber ganado Octavio, cambian sólo el nombre de la proclama, ya que los elogios daban lo mismo. Y sobre todo en Esperando a los bárbaros: Una civilización agotada espera la llegada de los bárbaros para volver al estado primitivo, pero los bárbaros no llegan, no existen.

Otro rasgo temático de Cavafis es la expresión de la complejidad psicológica, con ejemplos como Darío y Mires. Además de un análisis fatalista de la realidad y de sí mismo. Dentro de la temática histórica se sentirá más atraído por figuras híbridas de lo griego y lo asiático, de épocas como el helenismo y el período bizantino. Su posición frente al cristianismo es dual, si bien cuando trata el enfrentamiento entre Cristianismo y Paganismo se pone al lado del primero, cuando trata a la Iglesia Ortodoxa le atrae sólo la parafernalia oriental de los ritos, no la espiritualidad, por ejemplo: En la Iglesia.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Constantino Cavafis. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Obra y estilo de Cavafis

  1. magdalena m dijo:

    GRACIASS. bsoo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s